Observatorio de Bioética

Artículos

Al momento de ponerme a escribir estas líneas sobre Bioética, me han venido al pensamiento aquellas primeras líneas de George Berkeley, en su obra Tratado sobre los principios del conocimiento humano, cuando decía que, al pensar en los muchos autores insignes y extraordinarios que le habían precedido en la tarea de comprender el conocimiento humano, veo lo difícil y desalentador que mi intento podría parecer.

Pues bien, mi particular ‘intento’ no pasa de ser una breve reflexión acerca de porqué la Fundación Pablo VI ha iniciado una andadura y ha optado por poner su grano de arena en esta materia.

Hay quienes incluso hablan de egolatría, es decir, de una verdadera adoración del ego, en cuyas aras se sacrifica todo, incluyendo los afectos más queridos. Esta perspectiva no es inofensiva: dibuja un sujeto que se mira constantemente en el espejo, hasta que llega a ser incapaz de volver sus ojos a los demás y al mundo (…)

Muchas veces no sólo hablamos de lo que no sabemos, sino que además no sabemos de lo que hablamos. Esto ocurre en la vida cotidiana, en las tertulias de radio y televisión a las que somos tan dados, en la vida política… por desgracia, también en la Bioética, un ámbito en el que sin embargo debiera extremarse el rigor, el respeto al que no piensa como uno mismo y el diálogo sincero.

El razonar, el argumentar, exige el respeto de ciertas reglas. Cuando no se hace así, inmediatamente aparecen esos diablillos lógicos conocidos con el nombre de “falacias”. Algunos caen continuamente en una falacia de las más feas, de esas que al estudiar lógica se nos insiste que no deben utilizarse nunca, por ninguna razón, ni con nuestro mayor enemigo. Se trata de la falacia conocida con el nombre de “argumento ad hominem”.

Se ha hecho viral la carta que ha publicado en la red Ina Idarreta Mendiola, médica de familia con experiencia profesional de casi 35 años y de los cuales más de 25 años ejerciendo como médico de cabecera en el mismo centro de salud en horario de 8 a 15 horas. Este relato u otro parecido, por desgracia, podría haber sido escrito por cualquier otro profesional sanitario de la geografía nacional. Les invito a que la busquen y la lean…

Tenemos la suerte de poder ofrecer a nuestros lectores este trabajo de la profesora Adela Cortina, publicado hace ocho años dentro del libro ética pensada y compartida, gracias a la generosidad de su autora y del Servicio de Publicaciones de la Universidad Pontificia Comillas.