Centro para la Investigación y difusión de la Doctrina Social de la Iglesia

A los miembros del cuerpo diplomático

Discurso de Su Santidad Benedicto XVI
al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede
con motivo de las felicitaciones de Año Nuevo

Excelencias.
Señoras y Señores.

1. Saludo cordialmente a vuestro decano, el Embajador Giovanni Galassi, y le agradezco las amables palabras que me ha dirigido en nombre del Cuerpo diplomático acreditado. Un saludo deferente va a cada uno de vosotros, y en particular a los que participan por primera vez en este encuentro. A través de vosotros, elevo mis fervientes votos a los pueblos y gobiernos que digna y competentemente representáis. Hace algunas semanas, vuestra comunidad se ha vestido de luto: el embajador de Francia, señor Bernard Kessedjian, culminó su peregrinación terrena; ¡que el Señor le conceda su paz! Al mismo tiempo, dirijo un pensamiento especial a las naciones que no tienen todavía relaciones diplomáticas con la Santa Sede: también ellas tienen un lugar en el corazón del Papa. Como he querido señalar en el Mensaje para la celebración de la Jornada Mundial de la Paz de este año, la Iglesia está profundamente convencida de que la humanidad constituye una familia.

2. Las relaciones diplomáticas con los Emiratos Árabes Unidos se han establecido inspiradas en un espíritu de familia, así como la visita a unos países muy queridos. La calurosa acogida de los Brasileños permanece todavía vibrante en mi corazón. En este país, tuve la alegría de encontrar a los representantes de la gran familia de la Iglesia en América Latina y en el Caribe, reunidos en Aparecida para la Quinta Conferencia General del CELAM. En el ámbito económico y social, pude apreciar tanto signos elocuentes de esperanza para este continente como motivos de preocupación. ¿Cómo no desear una cooperación creciente entre los pueblos de América Latina, así como el cese de tensiones internas en cada uno de los países que la componen, para que puedan converger en los grandes valores inspirados por el Evangelio? Deseo mencionar a Cuba, que se apresta a celebrar el décimo aniversario de la visita de mi venerado Predecesor. El Papa Juan Pablo II fue recibido con afecto por las Autoridades y por la población, animando a todos los cubanos a colaborar para conseguir un futuro mejor. Permítaseme retomar este mensaje de esperanza que no ha perdido nada de su actualidad.

3. Mi pensamiento y mi oración se dirigen sobre todo hacia las poblaciones golpeadas por espantosas catástrofes naturales. Me refiero a los huracanes e inundaciones que han devastado ciertas regiones de México y de América Central, así como algunos países de África y de Asia, en particular Bangladesh, y una parte de Oceanía; también habría que mencionar los grandes incendios. El Cardenal Secretario de Estado, que, a finales de agosto se acercó hasta el Perú, me ofreció un testimonio directo de la destrucción y la desolación provocada por el terrible terremoto, pero también del ánimo y de la fe de las poblaciones afectadas. Frente a los trágicos acontecimientos de este tipo, es necesario un compromiso común y decidido. Como he escrito en la Encíclica sobre la Esperanza «la grandeza de la humanidad está determinada esencialmente por su relación con el sufrimiento y con el que sufre. Esto es válido tanto para el individuo como para la sociedad» (Carta Enc. Spe salvi, n. 38).

4. La comunidad internacional mantiene viva su preocupación por el Medio Oriente. Me alegra que la Conferencia de Annapolis haya dado signos en la dirección de un abandono del recurso a soluciones parciales o unilaterales, en beneficio de una visión global, respetuosa de los derechos e intereses de los pueblos de la región. Una vez más, hago un llamamiento a los Israelíes y a los Palestinos, para que concentren sus esfuerzos en poner en práctica los compromisos asumidos en esta ocasión y no frenen el proceso felizmente iniciado. Invito además a la comunidad internacional a sostener a estos dos pueblos con convicción y comprensión hacia los sufrimientos y los miedos de cada uno de ellos. ¿Cómo no estar cerca del Líbano, en las pruebas y las violencias que siguen afligiendo este querido país?. Deseo que los libaneses puedan decidir libremente acerca de su futuro y pido al Señor que les ilumine, empezando por los responsables de la vida pública, para que, dejando de lado los intereses particulares, estén dispuestos a comprometerse por el camino del diálogo y de la reconciliación. Solamente así el país podrá progresar en la estabilidad y ser de nuevo un ejemplo de convivencia entre las comunidades. También en Irak, la reconciliación es una urgencia. Actualmente, los atentados terroristas, las amenazas y la violencia continúan, en particular contra la comunidad cristiana, y las noticias que nos llegan de ayer confirman nuestra preocupación; es evidente que todavía quedan por resolver aspectos esenciales de ciertas cuestiones políticas. En este marco, una reforma constitucional apropiada deberá salvaguardar los derechos de las minorías. Se necesitan importantes ayudas humanitarias para las poblaciones afectadas por la guerra, y pienso en particular en los desplazados dentro del país y en los refugiados en el extranjero, entre los cuales se encuentran numerosos cristianos. Invito a la comunidad internacional a mostrarse generosa con ellos y con los países donde ellos encuentran refugio, cuya capacidad de acogida se ve sometida a dura prueba. Deseo también alentar a que se continúe sin descanso por la vía de la diplomacia para resolver la cuestión del programa nuclear iraniano, negociando con buena fe, adoptando medidas destinadas a aumentar la transparencia y la confianza recíprocas, y teniendo siempre en cuenta las auténticas necesidades de los pueblos y del bien común de la familia humana.

5. Ampliando nuestra mirada al continente asiático, quisiera llamar vuestra atención sobre otras situaciones críticas. En primer lugar, Pakistán, que en los últimos meses ha sido duramente golpeado por la violencia. Deseo que todas las fuerzas políticas y sociales se comprometan en la construcción de una sociedad pacífica que respete los derechos de todos. En Afganistán, junto a la violencia se añaden otros graves problemas sociales, como la producción de drogas; es necesario ofrecer más apoyo a los esfuerzos de desarrollo y trabajar con más intensidad todavía en la construcción de un futuro sereno. En Sri Lanka, no es posible aplazar para más tarde los esfuerzos decisivos para remediar los inmensos sufrimientos causados por los conflictos vigentes. Pido al Señor que en Myanmar, con el apoyo de la comunidad internacional, se abra una época de diálogo entre el gobierno y la oposición, asegurando el verdadero respeto de todos los derechos del hombre y de las libertades fundamentales.

6. Volviendo ahora a África, quisiera en primer lugar volver a expresar mi profundo pesar al comprobar cómo la esperanza parece casi derrotada por el siniestro cortejo de hambre y de muerte que perdura en el Darfour. Deseo de todo corazón que la operación conjunta de las Naciones Unidas y de la Unión Africana, cuya misión acaba de comenzar, lleve ayuda y consuelo a las poblaciones que sufren. El proceso de paz en la República Democrática del Congo tropieza con fuertes resistencias en la zona de los grandes lagos, sobre todo en  las regiones orientales, y Somalia, en particular Mogadiscio, sigue estando  afligida por la violencia y la pobreza. Hago un llamamiento a las partes en  conflicto para que cesen las operaciones militares, se facilite el paso de la  ayuda humanitaria y los civiles sean respetados. Kenia ha experimentado estos  días una brusca erupción de violencia. Uniéndome a la exhortación de los Obispos  del 2 de enero, invito a todos los habitantes, y en particular a los  responsables políticos, a buscar a través del diálogo una solución pacífica,  fundada sobre la justicia y la fraternidad. La Iglesia Católica no es  indiferente a los gemidos de dolor que se elevan en esta región. Ella hace suyas  las peticiones de ayuda de los refugiados y de los desplazados y se compromete  para favorecer la reconciliación, la justicia y la paz. Este año, Etiopía inicia  el tercer milenio cristiano, y estoy seguro de que las celebraciones organizadas  con este motivo contribuirán también a recordar la inmensa obra, social y  apostólica, realizada por los Cristianos en África.

7. Terminando por Europa, me alegro de los progresos alcanzados en  los diferentes países de la región de los Balcanes y expreso una vez más el  deseo que el estatuto definitivo de Kosovo tenga en cuenta las legítimas  reivindicaciones de las partes implicadas y garantice, a todos los que habitan  en esta tierra, seguridad y respeto a sus derechos para que definitivamente se  aleje el fantasma de los enfrentamientos violentos y se refuerce la estabilidad  europea. Quisiera citar igualmente a Chipre recordando con alegría la visita, el  mes de junio pasado, de Su Beatitud el Arzobispo Chrysostomos II. Deseo que, en  el contexto de la Unión Europea, no se escatime ningún esfuerzo para encontrar  solución a una crisis que dura demasiado tiempo. En el mes de septiembre pasado,  realicé una visita a Austria, que quiso también subrayar la contribución  esencial que la Iglesia católica puede y quiere dar a la unificación de Europa.  A propósito de Europa, quisiera aseguraros que sigo con atención el período que  se ha abierto con la firma del «Tratado de Lisboa». Esta etapa impulsa el  proceso de construcción de la «casa Europea», que «será para todos un buen lugar  para vivir si se construye sobre un sólido fundamento cultural y moral de valores comunes tomados de nuestra historia y de nuestras tradiciones» (Encuentro  con las Autoridades y el Cuerpo diplomáticoViena7 septiembre  2007) y si ella no reniega de sus raíces cristianas.

8. De este rápido repaso general, aparece con claridad la  fragilidad de la seguridad y la estabilidad en el mundo. Los factores de  preocupación son diferentes; sin embargo, todos testimonian que la libertad  humana no es absoluta, sino que se trata de un bien compartido, cuya  responsabilidad incumbe a todos. En consecuencia, el orden y el derecho son  elementos que la garantizan. El derecho sólo podrá ser una fuerza eficaz de paz  si sus fundamentos permanecen sólidamente anclados en el derecho natural, dado  por el Creador. Es por eso también que no se puede nunca excluir a Dios del  horizonte del hombre y de la historia. El nombre de Dios es un nombre de  justicia, representa una llamada urgente a la paz.

9. Esta toma de conciencia podría ayudar, entre otras cosas, a  orientar las iniciativas de diálogo intercultural e interreligioso. Estas  iniciativas son cada vez más numerosas y pueden estimular la colaboración en  temas de interés mutuo, como la dignidad de la persona humana, la búsqueda del  bien común, la construcción de la paz y el desarrollo. A este respecto, la Santa  Sede ha querido dar un relieve particular a su participación en el diálogo de  alto nivel sobre el entendimiento entre las religiones y las culturas y la  cooperación para la paz, en el marco de la 62ª Asamblea General de las Naciones  Unidas (4-5 octubre 2007). Este diálogo, para ser auténtico, debe ser claro,  evitando relativismos y sincretismos, pero animado de un respeto sincero por los  otros y de un espíritu de reconciliación y de fraternidad. La Iglesia Católica  está profundamente comprometida en ello y me es grato recordar de nuevo la carta  que, el 13 de octubre pasado, me dirigieron ciento treinta y ocho personalidades  musulmanas, renovando mi gratitud por los nobles sentimientos que allí se  expresan.

10. Nuestra sociedad ha incluido justamente la grandeza y la dignidad de la persona humana en las diversas declaraciones de derechos, que han  sido formuladas a partir de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre,  adoptada hace sesenta años. Este acto solemne fue, según la expresión del Papa  Pablo VI, uno de los más grandes títulos de gloria de las Naciones Unidas. En  todos los continentes, la Iglesia Católica, se compromete para que los derechos  del hombre sean no solamente proclamados, sino aplicados. Es de desear que los  organismos creados para la defensa y promoción de los derechos del hombre  consagren todas sus energías a este cometido, y en particular, que el Consejo de  los Derechos del Hombre sepa responder a las expectativas suscitadas tras su  creación.

11. La Santa Sede, por su parte, no dejará de reafirmar estos  principios y estos derechos fundados sobre lo que es esencial y permanente en la  persona humana. Es un servicio que la Iglesia desea ofrecer a la verdadera  dignidad del hombre, creado a imagen de Dios. Partiendo precisamente de estas  consideraciones, no puedo dejar de deplorar, una vez más, los continuos ataques  perpetrados, en todos los continentes, contra la vida humana. Quisiera recordar,  junto a tantos investigadores y científicos, que las nuevas fronteras de la  bioética no imponen una elección entre la ciencia y la moral, sino que más bien  exigen un uso moral de la ciencia. Por otra parte, recordando el llamamiento  hecho por el Papa Juan Pablo II con ocasión del gran Jubileo del Año 2000, me  alegra que, el 18 de diciembre pasado, la Asamblea General de las Naciones  Unidas adoptara una resolución por la que se llama a los Estados a instituir una  moratoria en la aplicación de la pena de muerte, y deseo que esta iniciativa  estimule el debate público sobre el carácter sagrado de la vida humana. Deploro,  una vez más, los ataques preocupantes contra la integridad de la familia,  fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer. Los responsables de la  política, de la orientación que sean, deben defender esta institución  fundamental, célula básica de la sociedad. ¡Qué más se puede decir! Hasta la  libertad religiosa, «exigencia ineludible de la dignidad de cada hombre y piedra  angular del edificio de los derechos humanos» (Mensaje  para la Jornada Mundial de la Paz 1988, preámbulo), está frecuentemente  amenazada. Existen, en efecto, lugares donde no se puede ejercer plenamente. La  Santa Sede, la defiende y pide su respeto para todos. Ella está preocupada por  las discriminaciones contra los cristianos y contra los fieles de otras  religiones.

12. La paz no puede ser sólo una simple palabra o una aspiración  ilusoria. La paz es un compromiso y un modo de vida que exige que se satisfagan  las expectativas legítimas de todos como el acceso a la alimentación, al agua y  a la energía, a la medicina y a la tecnología, o bien el control de los cambios  climáticos. Solamente así se puede construir el futuro de la humanidad;  solamente así se favorece el desarrollo integral para hoy y para mañana. Hace  cuarenta años, el Papa Pablo VI, acuñando una expresión particularmente feliz,  señaló en la Encíclica Populorum  progressio que «el desarrollo es el nuevo nombre de la paz». Por eso,  para consolidar la paz, es necesario que los positivos resultados  macroeconómicos, obtenidos en 2007 por numerosos países en vías de desarrollo,  sean sostenidos por políticas sociales eficaces y por la puesta en práctica de  compromisos de asistencia por parte de los países ricos.

13. Por último, quisiera exhortar a la comunidad internacional a  un compromiso global por la seguridad. Un esfuerzo conjunto por parte de los  Estados para aplicar todas las obligaciones contraídas, y para impedir el acceso  de los terroristas a las armas de destrucción masiva, reforzaría, sin ninguna  duda, el régimen de no proliferación nuclear y lo haría más eficaz. Celebro el  acuerdo alcanzado para el desmantelamiento del programa de armamento nuclear en  Corea del Norte y animo a la adopción de medidas apropiadas para la reducción de  armas de tipo convencional y para afrontar el problema humanitario planteado por  las bombas de racimo.

Señoras y señores Embajadores.

14. La diplomacia es, en cierta manera, el arte de la esperanza.  Ella vive de la esperanza e intenta discernir incluso sus signos más tenues. La  diplomacia debe dar esperanza. Cada año, la celebración de la Navidad nos  recuerda que, cuando Dios se hizo niño pequeño, la Esperanza vino a habitar en  el mundo, en el corazón de la familia humana. Esta certeza se hace hoy oración:  que Dios abra a la Esperanza, que no defrauda nunca, el corazón de aquellos que  gobiernan la familia de los pueblos. Movido por estos sentimientos, dirijo a  cada uno de vosotros mis mejores votos, para que vosotros, vuestros  colaboradores y los pueblos que representáis seáis iluminados por la Gracia y la  Paz que nos llegan del Niño de Belén.




Buscar

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies